Back to the Start

Hace tiempo que debería haber escrito un ensayo sobre un tema de nuestros días como es la repoblación de zonas rurales abandonadas en España, sus pros, sus contras, como hacerlo, y mucho más.

Pues bien, en 2011 me encontré hablando con un grupo de personas que se autodenominaban anti-sistema, más allá del quienes eran, os expongo lo que me plantearon:


  • El Sistema es una mierda, nos tenemos que ir.
    • ¿Qué sistema proponeis?
      1. No ese es justo el engaño, es que no tiene que haber ningún sistema.
    • Bueno bien, pero si no hay sistema, el sistema es justamente la falta de sistema, algo parecido al sistema anárquico, con sus pros (hago lo que me da la gana) y sus contras (mis probabilidades de supervivencia son mínimas)
      • Silencio …
  • Nos engañan. Podemos vivir fuera del sistema, con unas bombas para extraer el agua y unos paneles solares nos vamos a un pueblo abandonado y somos independientes.
    • Sí pero no os engañéis a vosotros mismos, os podéis permitir pensar así gracias a que estáis en un sistema que produce energía solar y bombas accionadas por energía solar y aparte os permite expresaros sin condena.
      • Miradas de, joder, ¿cómo atacamos a eso? … y encima el chico tampoco va de malas… silencio…
  • Pues da igual, lo vamos a hacer ya estamos hartos de la ciudad, no encajamos aquí.
    • Y yo lo aplaudo, creo que es importante que una sociedad no solo no impida eso, sino que lo fomente!, pero partamos todos desde el respeto y valoración de ese sistema al que odiamos sin razón y la voluntad de cambio en armonía sin tratar de culpabilizar o generar grupos de buenos y malos.

Pues bien, todo esto es la clave…

Históricamente la población vivía en el mundo rural. Inicialmente lo que producía la tribu es lo que comíamos, todos tenían que aportar para poder comer ese día. Unos yendo a por agua a un arroyo, otros cazando un jabalí, en otro momento arando duramente un suelo hasta el anochecer, momento en el cual las opciones eran poco más que dormir.

Pronto diferentes tribus observaron que hablar entre ellas les hacía la vida más sencilla por medio del comercio. Los líderes de las tribus ven interesante ampliar su poder lo que es sostenible porque surgen sinergias en materia de defensa y de economía. La estructura política de poder se hace más compleja.

Esto evoluciona todavía más y la mejora tecnológica propicia la creación de modernos Estados en los que se aplican sistemáticamente principios económicos haciéndose las planificaciones no desde una perspectiva local sino estatal. Así asistimos al nacimiento de grandes centros industriales, grandes centros de comercio, se hacen inversiones ingentes en aeropuertos, puertos de aguas profundas o programas de investigación.

Esto que era imposible cuando la tribu luchaba por sobrevivir ahora es posible por medio de dos fuerzas, la primera es la dedicación de recursos a una planificación centralizada (y podríamos entrar en un debate sobre que Marx no es el padre del Comunismo sino que este existe desde el momento en que los Estados son Estados y se organizan de manera «óptima» por medio de los impuestos), la segunda es la evolución tecnológica que permite que esta planificación estatal tenga incluso sentido por la eficiencia en la satisfacción de las necesidades básicas humanas.

Bueno ahora hacemos un fast forward y llevamos esto hasta ahora, la tecnología ha seguido evolucionando hasta un punto en el que la producción de comida y bienes es más sencilla y los trabajos asociados al sector primario no son tan necesarios, lo que produce una masiva emigración de personas a la Ciudad por varios motivos:

  • Como hemos dicho, la tecnología hace posible abastecer grandes metropolis de decenas de millones de personas y estas metrópolis son importantes dentro de la planificación del Estado porque son aquellas metrópolis donde se ha planificado la gestión del Estado, el Comercio y la Industria.
  • El ser humano es social y le gusta no estar aislado. Ante la oferta cultural de las grandes ciudades derivadas de la interacción entre millones de personas, el hecho de estar en la Naturaleza llevando una vida tranquila pierde atractivo.
  • El propio sistema capitalista evolucionado cada vez valora menos el trabajo de sectores primarios, lo que a priori empobrece a los que trabajan en zonas rurales en términos absolutos (que no locales porque el capitalismo se autoajusta en pequeñas urbes ajustando los precios a la demanda)

 

Pues bien, aquí tenemos lo que queríamos:

  • Por un lado personas como mis interlocutores que no son felices en la Ciudad o bien porque la vida que han elegido no les ha permitido encajar o bien porque aunque están en una ciudad con sus bondades, están en la parte menos favorecida y no es tan atractivo.
  • Por otro lado tenemos un Estado, en que por un simple fallo del capitalismo y de la planificación central (comunismo) no incentiva a las personas a vivir en el medio rural.

Cocktel molotov que llama a una solución que a priori no debería ser compleja:

Que parte de la planificación del Estado sea hacer atractivo el vivir en el medio rural.

 

¿Cómo?

Yo voy a dar una serie de ideas, por supuesto como siempre, defendiendo la sostenibilidad y el hecho de que varias mentes funcionan mejor que una, con lo que esta idea debe evolucionar y hacerse física en forma de una Ley (o modificando muchas)

  • Lo obvio: deducciones fiscales a aquellos que vayan al medio rural a hacer una producción agrícula de calidad comparada con la industrializada.
    • Para ello hace falta la colaboración del cuerpo de Ingenieros Agrónomos
    • Para ello hace falta planificación milimétrica
  • También incentivos fiscales a aquellos que vayan al medio rural a promover y trabajar en el turismo rural, todo dentro de una oferta sana y sostenible.
    • Se me ocurre la organización de carreras de alta montaña. Se me ocurre la organización de rutas guiadas de senderismo que asimismo eduque a la población muy urbanizada de las bondades de nuestro ecosisema. Se me ocurre el fomento de acomodación de casas viejas de pueblo para pasar un fin de semana relajado.
    • Para ello hace falta una colaboración del Estado que publicite esta nueva oferta y que asimismo incentive el uso de esta oferta, una vez más puede tocar la pata del dinero bonificando que estas actividades estén libres de impuestos.
    • Porque esto no triunfaría sin la ayuda de toda la Sociedad.
  • Ayudas a proyectos bien elaborados de repoblación de una aldea.
    • Esto necesita la colaboración de arquitectos y urbanistas.
    • Esto requiere un compromiso sólido con el proyecto, se me está ocurriendo el uso ilícito de estas ayudas cogiendo el dinero, y a los dos tres años abandonando la idea y volviendo a la Ciudad.
      • Para que esto último no se de hace falta supervisión.

Yo creo que la idea se entiende, no es una labor sencilla, pero es creativa y puede ser una semilla para tener una Sociedad más feliz que no sea yonqui de las ciudades, que sepa valorar más la naturaleza, lo cual da opciones, si no eres feliz en la Ciudad siempre te quedará un campo habitado y creciendo.

Creo que seria muy interesante el promover esta repoblación del campo y además promovería que fuera más sencillo cuidar nuestro medio ambiente, al poder gestionar los residuos de forma local con ayuda Estatal.

No nos engañemos de todas formas porque todo esto es extremadamente complejo aunque sobre el papel parezca muy bonito y ya para acabar voy a dar una serie de puntos concretos por los que empezaría a pasar a la acción.

  • Desarrollo y mejora de plantas de residuos sostenibles que podrían compartir diferentes poblados. Abengoa y Ecoembes creo que tienen algo que decir en España sobre este tipo de desarrollos.
  • Mejora de los sistemas de telecomunicaciones para no aislar digitalmente a estos poblados sino todo lo contrario. Por ejemplo, entes como Telefónica colaborando con el Ministerio de Fomento de España deberían valorar lo que cuesta llevar comunicaciones de alta velocidad a diferentes tipos de poblados rurales.
  • Mejora digital. En una Sociedad avanzada aunque hay que dar espacio a todo, no creo que la mayoría quisiera un aislamiento estilo Amish (un modelo que se da en USA y habría que valorar en una ejecución real), luego facilitar la gestión digital de los poderes locales y la integración social estando en el Campo. Google, Facebook, Coursera son el tipo de empresa que puede aportar soluciones en este campo.
  •  Mejora de la tecnología de extracción de agua, bombas funcionando con energía solar por ejemplo.
  • Mejora de la propia extracción de energía solar y otras (viento, biomasa, etc…)
  • Educación: hoy es más que posible. Coursera, Open Yale, Udemy, nadie necesita ir a una escuela para adquirir el 90 % de los conocimientos que necesita. Y para el otro 10 podemos crear diferentes equipos de gestión pública o privada que apoyen en prácticas y evaluaciones asistidos por tecnología. Esto es algo que ya existe y casi cualquier universidad ofrece hoy en día.
  • Y así podría seguir un largo rato más …

Ahora bien, he dejado para el final un tema vital (y más complejo): La defensa.

En el supuesto de que una zona rural se despertase debido al emprendimiento coordinado con el Estado que hemos expuesto hasta ahora como esbozo de una solución, llegaría a esta zona rural siguiéndolo la energía económica, el dinero. Y con ella detrás, los enemigos de los ajeno, los criminales.

Decía Robert Schiller en su cátedra de Standford que solo un 3% de los humanos tienden al mal, a tratar de engañar, etc… y es en el fondo por los que los otros 97 % de los humanos que queremos hacer el bien al prójimo y construir un mundo mejor, tenemos que inventar los sistemas financieros, llámense seguros, garantías, avales o cualquier Ley que penalice la estafa o el hurto en cualquiera de sus vertientes.

Pues bien esto se hace especialmente importante en zonas rurales que gozan de menos protección que una gran ciudad ante el crimen organizado incluso ante pequeños criminales.

A mi para solucionar este problema de defensa así de primeras se me empezarían a ocurrir soluciones:

  • Recurrir al ejército como apoyo a una previsiblemente desbordada Guardia Civil.
  • Dar una entidad jurídica superior a este tipo de pequeñas poblaciones en crecimiento, como se hace con los niños o los policias, es decir el mismo crimen cometido en una zona más desprotegida (más atractivo para el delincuente) tiene una pena mucho mayor (haciéndolo menos atractivo al delincuente)
  • Entrenamiento en defensa de la población y ayuda a la adquisición de armas legales. Esto es algo que aprendí de las tribus bereberes, su sistema de vida en el desierto es mucho más primario que el de las aldeas, se concentran en muy pequeñas tribus, casi familiares, y su posesión más preciada por encima de cualquier otra es su fusil, fusil que les da seguridad y auto defensa evitando que otras personas les ataquen o si lo hacen sepan que van a encontrar una fiera resistencia. En España la posesión de armas de fuego es más compleja, pero al mismo tiempo si una aldea no es tan grande como para que pueda permitirse un servicio de policia, de alguna forma tienes que defenderla, quizás otra opción que me viene ahora a la cabeza dándoles ese nivel de autoridad (policia) dentro de la zona rural que están levantando de forma que tengan la protección jurídica de la que hablamos para poder usar armas con los mismos pros y contras que tiene un policia perteneciente a la Policia Local o al Cuerno Nacional de Policia.

Con este tipo de ideas, y muchas más, mucha tecnología de comunicaciones y tratamiento de información y un poco de cariño, tenemos todo lo que necesitamos para revitalizar las zonas rurales como un proyecto de Estado. Y esto lo he hecho pensando en España porque es el caso que veo, pero es válido para cualquier otro Estado del planeta que tenga un problema similar, incluso de esto no he hablado pero podría haber cooperación entre Estados para solucionar este problema.

Paz

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *